El molde perdido consiste en echar escayola sobre el original (generalmente modelado en barro), con el objetivo de conseguir el negativo de la pieza que hemos modelado, y positivarlo posteriormente en un material definitivo, generalmente la escayola. Esta técnica se emplea para crear piezas únicas, ya que no podremos generar más que una reproducción puesto que el molde se pierde en el proceso. Para la realización de un molde perdido tendremos que seguir una serie de pasos:

1.- Modelado en barro

2.- Primera capa de contacto

3.- Vaciado del barro del interior del molde y limpieza empleando un pincel o similar

4.- Segunda capa para reforzar el grosor del molde

5.- Aplicación de un desmoldeante.

6.- Relleno del molde con escayola

7.- Talla directa del molde con formón y maza, buscando la reproducción de escayola

8.- Reparación de las posibles marcas o burbujas que se hayan podido generar durante el proceso

9.- Obra acabada

 

 

Fase de modelado

 

Fase de modelado

 

Obra acabada en barro

 

Primera capa de contacto de escayola

 

Segunda capa de escayola

 

Limpieza del molde

 

Molde preparado para la colada de escayola

 

Talla del molde buscando la reproducción

 

Obra acabada

 

Obra acabada